BIOESTIMULACIÓN FACIAL

La Bioestimulación cutánea activa las células infiltrando en la piel pequeñas partículas, fragmentos protéicos procedentes de plaquetas propias, denominadas factores de crecimiento. Son fragmentos de proteínas cuya misión es estimular los fibroblastos, responsables de la síntesis de colágeno y elastina.

El procedimiento es el siguiente: una vez extraída una pequeña muestra de sangre, se separa la fracción del plasma donde se encuentran las plaquetas que contienen los factores de crecimiento.
 

 

Esta cantidad seleccionada se infiltra en la piel del propio paciente para estimular la regeneración cutánea. Para optimizar los resultados se pueden administrar aminoácidos, coenzimas, vitaminas o similares, que pueden infiltrarse mediante mesoterapia facial o administrar por vía oral.

Transcurridos tres meses es visible un aumento de brillo, tono y tersura de la piel, unos beneficios que se hacen más evidentes cuando han pasado seis meses, ya que se necesita ese tiempo para que el organismo sintetice las nuevas proteinas regeneradoras.

La Bioestimulación tiene como ventaja la personalización absoluta del tratamiento, ya que los factores de crecimiento provienen del propio organismo del paciente, evitando rechazos o alergias. Además es un fabuloso complemento para otros tratamientos, como los peelings faciales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR